Implantes dentales

Son sustitutos artificiales de la raíz de un diente perdido. Especialistas indican que es el modo más confortable y seguro para reemplazar piezas dentarias.


La implantología permitió un giro radical en la terapéutica odontológica. Antes de los implantes, cuando faltaban dientes se realizaban otras prácticas que, en muchos casos, ofrecían resultados antiestéticos, inestables o poco confortables.

"Un implante dental es como un pequeño tornillo, por lo general de titanio, que se une al hueso de la mandíbula o del maxilar para formar lo que será un medio de retención para uno o varios dientes postizos. También, se usa para fijar mejor una dentadura completa, tal como lo hace la raíz con los dientes. La diferencia es que un implante es artificial".

Los implantes dentales son de dióxido de titanio, un material muy biocompatible que, a diferencia de lo que muchas personas creen, no produce rechazo y que es capaz de unirse íntimamente al tejido óseo luego de un período de tiempo. "Es sumamente resistente, lo que le permite, en condiciones normales, soportar las fuerzas masticatorias sin separarse del tejido óseo".

Antes de los implantes dentales (y en ocasiones aún por estos días) cuando faltaban dientes en la boca, se realizaban otras prácticas tales como el desgaste de los dientes vecinos al diente ausente (muchas veces, esos dientes vecinos son piezas sanas) para poder tomarse de ellos y así reemplazar a los perdidos. O bien, se reponen los dientes faltantes con prótesis removibles con ganchos que el paciente debe retirar a diario para su higiene. "En muchos casos estas prótesis dan como resultado una apariencia antiestética, pueden ser inestable, incómodas e inseguras".


Sin dolor

Según indica Chilo, "al contrario de lo que pueda parecer, en la mayoría de los casos el post-operatorio supone menos molestias que otras intervenciones que se realizan dentro de la práctica odontológica. La colocación de un implante sin complicaciones no debe doler. Solamente ocasionar molestias o ardor en la herida de la encía".

La especialista aclara que "en caso de que se realice una cirugía de regeneración de hueso en maxilares con pérdidas óseas el posoperatorio puede desarrollarse con hinchazón o edema durante los primeros días. Ocasionalmente, podrían producirse hematomas, pero nunca dolor", asegura.

Puede suceder que los maxilares se hayan reducido (atrofia). Pero existen muchas formas de regenerar esos tejidos perdidos a través de técnicas altamente predictibles. "Se puede regenerar ese tejido implantando hueso propio o de materiales específicos. Por estos días, disponemos de técnicas avanzadas para realizar cirugías en casos extremos. El porcentaje de éxito es muy elevado. Afortunadamente son muy raros las situaciones en los que un paciente que desea ser rehabilitado con implantes no pueda. Es que el campo de la regeneración ósea es sin lugar a dudas uno de los principales avances en la implantología de los últimos años", dice.

Los especialistas indican que hay mucha capacitación en esta área como también en la regeneración de la encía, procedimientos quirúrgicos importantes para el logro de la estética oral.


Tiempo

El implante necesita un período de tiempo para unirse al hueso. Ese lapso puede variar de dos a tres meses y, en grandes regeneraciones óseas, se podría prolongar hasta seis meses.

Una vez que el implante se ha integrado al hueso, se puede realizar la prótesis definitiva sobre los implantes colocados. Las prótesis pueden ser de dos tipos: fijas de cerámicas, que proporciona el mayor nivel de estética, comodidad y función; o prótesis removibles, una opción más económica, realizadas en acrílico o con armazón de cromo cobalto.


Los implantes son para todos

Cualquier paciente en buen estado de salud puede someterse a una cirugía de implantes dentales.

Su experiencia le indica que sí se siguen los estándares internacionales sobre esta técnica, en general, no existen contraindicaciones para que una persona pueda ser rehabilitado con implantes dentales.

Cabe aclarar que cada paciente es evaluado en forma particular e integral en la consulta para su diagnóstico y plan de tratamiento.


Higiene

Los implantes correctamente posicionados, bien higienizados por el paciente y, controlados y mantenidos por el odontólogo, no tienen tiempo límite de vida útil. Pero la mala higiene bucal puede causar la pérdida del implante.


Cuidados

"El implante se considera a nivel mundial como la forma de llevar a cabo la sustitución de piezas dentarias pérdidas de la manera más confortable, segura y con una alta satisfacción probada para el paciente que lo recibe", explica Cinthia Chilo. Pero si bien, en general la colocación de implantes no supone grandes molestias posquirúrgicas, los especialistas de la AOC recomiendan los siguientes cuidados para los tres a cinco días posteriores a la intervención.

- No tocar la zona operada con cepillo de dientes ni con la lengua, se recomienda el usos de antisépticos.
- Evitar alimentos sólidos.
- Consumir dieta blanda.
- No realizar actividad física.
- No someterse al sol ni a fuentes de calor.
- Usar hielo para enfriar la zona operada en períodos intermitentes de 10 minutos durante las primeras tres horas posteriores a la cirugía y al día siguiente.
- No succionar ni soplar.
- No traccionar los tejidos.
- Evitar fumar.
- Seguir las recomendaciones de la medicación indicada por el profesional.



Un nuevo concepto en implantología, que permiten la carga inmediata.
El paciente se retira del consultorio con el implante y el diente.
Recupere su sonrisa en una pocas horas.

- Fuertes
- Compactos
- Minimamente invasivos

Método indoloro, poco invasivo que le permite recuperar con implantes sus piezas perdidas y su autoestima en el día.

Con ellos conseguimos una gran evolución. Los implantes de este tipo son un gran adelanto para el futuro.

Son implantes que benefician con un rendimiento óptimo:
- Muy fuertes
- Compactos
- Colocación simple
- Minimamente invasivos
- Autorroscantes

¿Qué es un implante dental y cómo funciona?

Un implante dental es un pequeño tornillo de titanio que funciona como raíz dentaria y sirve para reemplazar los dientes faltantes. El implante se fija en el hueso del maxilar superior o inferior y se "óseointegra" o crece alrededor de él dándole la firmeza que tenía su diente original: son fuertes y estables. Luego se fija sobre el implante la corona.

¿Dientes en una hora?

En la clínica Ceimed utilizamos un tipo de implante novedoso llamado monoblock, gracias a estos el paciente puede retirarse con sus dientes provisorios en el día!. La función del provisorio es estética y luego del proceso de oseointegración se cambian por coronas definitivas que con los cuidados apropiados duran toda la vida.

Implante individual

Se utilizan para reemplazar una sola pieza dentaria faltante. Con un implante monoblock usted puede irse con el diente en el día.

Implante individual

Puente

Dos implantes pueden sostenerse un puente de tres piezas.

Puente

Dentadura completa

Con 3 o 4 implantes en el maxilar superior o inferior se puede abrochar una prótesis competa con un sistema de "ball attachment". Esto le da al paciente gran efectividad para masticar y seguridad para hablar. Son prótesis pequeñas que no necesitan paladar y logran mucha fijación.

Dentadura completa