Los dientes blancos rejuvenecen y mejoran la estética facial.

¿Qué es el blanqeamiento dental y cómo funciona?

El blanqueamiento dental es una técnica mediante la cual se logra aclarar el color de las piezas dentarias, ya sea porque el color del paciente no es estético, o porque se han oscurecido con el transcurso del tiempo. Los jóvenes suelen tener los dientes blancos, con el tiempo estos se van oscureciendo. La capacidad de aclarar una pieza dental dependerá de cada paciente teniendo en cuenta la causa de su oscurecimiento. Tener los dientes blancos rejuvenece y mejora la estética facial. El tratamiento es muy sencillo y no invasivo ni traumático, y los resultados muy positivos y gratificantes para el paciente y el profesional. Existen dos técnicas para aclarar los dientes: blanqueamiento externo y blanqueamiento interno.

Blanqueamiento externo

Se realiza utilizando un agente blanqueador que mediante un procedimiento sencillo se coloca en todas las caras visibles de los dientes. Para realizarlo se usan agentes químicos que eliminan todas las pigmentaciones dentales causadas por: hábitos como consumir mate, café, té, tabaco, o simplemente por el paso del tiempo.
Blanqueamiento externo

Blanqueamiento interno

Se usa para aquellas piezas dentarias que después del tratamiento de conducto comienzan a variar el color oscureciéndose. La técnica es colocar un agente químico a través del orificio detrás del diente por donde se realizo el tratamiento de conducto. Con esta técnica no siempre es posible llegar al blanco puro pero mejora mucho el aspecto y color de la pieza.
Blanqueamiento interno